NEUROFASCIAL PROCESS (NFP) es un técnica de auto-tratamiento. Es un “ejercicio” muy fácil de hacer y se puede realizar en casi cualquier sitio (sentado en el sofá o en el autobús, tumbado en la cama, etc.). Solo requiere tiempo. Se hace simplemente poniendo las manos encima de las distintas partes del cuerpo durante un tiempo determinado. La clave está en poner las manos por lo menos de 15 a 20 minutos seguidos (o más). Pero no es necesario poner presión o masajear con las manos; el contacto suave con las manos es suficiente. Se puede hacer solo o con la ayuda de otra gente (familia, amigos, etc.). Cualquier combinación de 2 manos (o más) funciona perfectamente bien. Si tiene más manos para ayudarle, el proceso va más rápido.

NFP es como un circuito energético. El objetivo es re-establecer y facilitar líneas de comunicación internas entre partes del cuerpo que han sido desconectadas o las que están trasmitiendo información errónea debido a un trauma físico o emocional, infección, inflamación, etc. NFP integra el cuerpo en un nivel físico y emocional y aumentará el tratamiento que reciba por el terapeuta. No hay contra-indicaciones.

Existen 14 Centros de Proceso en el cuerpo, cada uno de lo cual tiene su propia función fisiológica, pero también guarda un sentimiento distinto en “la memoria de los tejidos:” el corazón (amor o falta de amor, alegria, desamparo), los pulmones (tristeza), el tiroides (expresion verbal), la frente (pensamientos, juicia, conducta), entre los ojos (rabia, superviviencia), los parietales (sensaciones, tomar accion), los brazos (auto-control), los antebrazos (sistemas de creencias), el hígado (colera, el centro de nuestra propio camino y proposito en la vida), el páncreas (cuestiones profundas, a menudo sobre la vida y la muerte), el bazo (decepcion en la raza humana), el útero-próstata (sexualidad, genero, reproduccion), los riñones (miedos y fobias), y los uréteres (el centro del drenaje toxico).

Si no procesamos un conflicto o trauma físico o psico-socio--emocional y guardamos estos sentimientos dentro nosotros sin expresarlos, puede provocar síntomas físicos. Cuando se hace NFP, es recomendable reflejar en el sentimiento relacionado con el órgano que está tratando. Casi siempre, los sentimientos que tenemos hoy en día tiene una raíz cuando éramos más joven (bebes, niños o adolescentes). Con visualización e imágenes anatómicas, se puede cambiar en la mente, el color o textura de un órgano, o una situación o conflicto, etc. Siempre se requiere utilizar una imagen visual para liberar el sentimiento.

Con enfermedades serias o problemas complejos o crónicos : conecta cada centro de proceso con el resto durante una hora (en total). Cuantas mas personas le ayuden a conectar los centros de proceso, más rápido finalizará el tratamiento. Si tiene un problema con un órgano específico, conecte el órgano (o estructura afectada) con el resto de los otros puntos de Centros de Proceso. Por ejemplo: cirrosis: hay que conectar el hígado con los otros puntos; diabetes: el páncreas; enfisema: los pulmones; migrañas: la cabeza, etc. O si tiene trastornos emocionales, por ejemplo, si tiene muchos miedos o fobias: conecta los riñones con el resto de Centros de Proceso; si tiene cólera o tristeza: conecte el hígado y los pulmones, respectivamente, con cada uno de los otros Centros, etc.

Las opciones son ilimitado con este tipo de ejercicio. Pregunta a su terapeuta por su propio plan de NFP individualizado. Debe recibir después cada sesión un nuevo ejercicio específico para aumentar al tratamiento. Puede recibir un plan de NFP que es mas un “proyecto” que le ayudara de una manera mas global, pero tardara mas tiempo en hacerlo.